Chat gratis

Gracias por Estar. ¡Buen Camino!

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo


Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

martes, 17 de febrero de 2015

18 A 19 DE FEBRERO DE 2015: LUNA NUEVA (NEGRA)




18 a 19 de Febrero de 2015: Luna Nueva (Negra)

16 de febrero 2015
 Combinar las Eras


Tal vez te estés preguntando en qué signo está esta Luna Nueva y qué es una Luna Negra.  La segunda pregunta es más fácil de responder: una Luna Negra es la segunda Luna Nueva que ocurre durante el viaje del Sol por un signo del zodíaco en particular (conocido como "mes solar"). La respuesta a la primera pregunta es un poco más compleja porque, en tanto esta Luna Nueva está técnicamente en Acuario, está tan cerca de la  culminación de Piscis que casi está de más asignarla a un signo o al otro. Esto es una situación infrecuente y sumamente significativa.  Porque, en tanto uno suele oír mencionar que los planetas están "en su culminación," generalmente significa que realmente están en los primeros o en los últimos grados de un signo, ¡y alguien está tomando a la ligera la zona de culminación! Sin embargo esta Luna Nueva está definitivamente en la culminación que nos coloca en la frontera entre uno y otro signo.

La Luna se hace nueva a las 11.48 pm de Greenwich del 18 de Febrero. Si hubiera ocurrido unos pocos minutos después, hubiera estado en Piscis. ¡Pero no fue así, y eso es lo que importa! Esta Luna resuena profundamente con nuestro estado actual al cruzar la frontera entre dos eras astrológicas.  La Era de Piscis se desvanece a medida que se instala la Era de Acuario. Este proceso requiere muchas generaciones para completarse, y sería un error decir categóricamente que estamos ya en la Era de Acuario, como sería error decir lo opuesto. Estar vivo durante el cambio entre las eras es una gran bendición aunque en ocasiones ¡puede sentirse como una gran maldición!  Parecido a soportar un terremoto interminable que golpea repetidamente en cada lugar que pensamos que era el más seguro; puede parecerse a una especie de desastre personal que termina siendo el mayor golpe de suerte colectiva cuando finalmente decidimos fluir con él y ver a dónde nos lleva. Esta Luna nos asegura que los esfuerzos de Urano y de Plutón en su cuadratura desde 2012 no habrán sido en vano, si nos rendimos al imperativo del cambio profundo y perdurable, en lugar de efímero y cosmético.

El verdadero poder de esta Luna radica en su anticipación, porque trae visiones de esperanza para un mundo que se renueva. Puede parecer un deseo infundado y provocar a nuestro cínico interno, pero ella sigue sin importarle que algunos no consigan ver lo que para ella es innegablemente claro: que lo que somos, como seres humanos, en nuestra naturaleza misma, en las comunidades que armamos, en las relaciones que tenemos, en las prioridades sobre las que se apoya nuestro mundo, ahora se están disolviendo en forma lenta pero segura, nos guste o no. Ya sea que estemos despidiéndonos entusiasmados o aferrándonos desesperadamente, el cambio está sobre nosotros, tan profundo y amplio que nada ni nadie puede anularlo. Y en lugar de que el cambio nos suceda a nosotros, de hecho nosotros somos el cambio. La evolución sucede adentro, como un proceso integral que anima a la forma de vida en evolución. No se trata de un suceso sino de una forma de ser, un cambio en el latido, un nuevo flujo de Fuerza Vital en cada célula. A medida que el planeta cambia, también lo hacemos nosotros. Esta Luna Negra afirma que sí, que estamos viviendo los Tiempos Finales. Pero el final es un nuevo comienzo y las sombras del abismo al que ahora nos estamos asomando simplemente esconden la luz del renacimiento que brilla eternamente en el corazón de la oscuridad.

Así como cada una de nuestras células se renueva por las fuerzas de cambio que actualmente inundan nuestro planeta, cada uno de nosotros somos células de un organismo mucho más grande. En tanto la Madre Tierra misma da nacimiento a la nueva era para nosotros, nosotros podemos ofrecerle o negarle el amor y el apoyo que ella necesita para ese nacimiento. Los peores excesos de la humanidad en su alejamiento de su propia esencia, han sido perpetrados contra nuestra Madre planetaria que nos ha sostenido y nutrido de una era en otra. Ella clama a nosotros por un compromiso más profundo con su bienestar, por encima de nuestra propia comodidad egoica.  Quiere llevarnos con ella hacia lo nuevo, pero irá sola si nosotros seguimos priorizando nuestros deseos por encima de su supervivencia. Ella seguirá estando aquí en los siglos por venir. El futuro de la humanidad es más incierto.

Esta Luna profundamente poderosa se dirige a cada uno de nosotros con una sentida súplica: hagan del cambio evolutivo su prioridad, su "razón de ser." Comprométanse con este largo trayecto, no importa qué pueda requerir.  Conecten con la Fuente, experimenten su verdadera naturaleza, abandonen su armadura egoica acumulada capa tras capa a medida que la vida los desafió y los dañó. Olviden el pasado, no como un acto de negación, sino como un compromiso radical de sanación que renueva todas las cosas, no sólo en parte, sino completamente. El cambio de las eras requiere guerreros espirituales, amantes valientes y seres tan ferozmente compasivos que nada escapa a su abrazo sanador. Esto nos exige una integridad tan aguda que nos hace sangrar, y una honestidad con lágrimas, tan cruda que ante ella estamos desnudos. Sólo así podemos cambiar lo bastante profundamente como para  ser la fuente misma de la evolución, una fuerza de empuje, no víctimas desventuradas. ¡Su esencia, no su producto!
 


Me encanta cómo se siente esta Luna Negra, por más desafiante que sea. Ella combina las eras en una tierra de nadie, invitándonos a pararnos en un limbo a su lado; ya no somos lo que éramos y quienes éramos, y todavía no somos quieres seremos. Este es el primer acto de coraje que nos exige: abrazar la oscuridad de lo incognoscible en tanto nos afirmamos en la seguridad de que lo sagrado siempre prevalece, y con ello nuestra esencia misma. Ella nos recuerda que todo lo demás puede volverse polvo dispersado por los vientos de cambio.

Sarah Varcas

© Sarah Varcas 2015. Todos los derechos reservados. Se permite compartir libremente este artículo en su totalidad si se otorga crédito total a la autora, se distribuye libremente y se incluye la URL www.astro-awakenings.co.uk

Traducción: M. Cristina Cáffaro
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm





©Ahava Iesu

martes, 10 de febrero de 2015

FEBRERO 2015 ~ INFORME DE ASTRO-ENERGÍA




Febrero 2015 - Informe de Astro-energía
Por Sarah Varcas
http://astro-awakenings.co.uk/

1 de febrero 2015

Borrar toda la pizarra
Por
Sarah Varcas

Parece que febrero promete ser uno de los meses más poderosos del año; probaremos los primeros sabores de la cuadratura de Saturno/Neptuno dispuesta a dominar el 2016. Si queremos llevar la iniciativa en esa cuestión, podemos usar este mes para discernir cuáles creencias nos mantienen atascados; la necesidad de garantías antes de actuar impide el progreso, o el deseo de trascendencia nos impulsa a dejar de lado las cosas mismas que podrían catalizarlo en el largo plazo.  Estos socios cósmicos nos recuerdan que no podemos liberar lo que nos negamos a abrazar, y no podemos superar los desafíos si los evitamos; sólo lo haremos con el compromiso a atravesarlos y a ser transformados en ese proceso.  Este contexto de por sí nos provee todo el combustible que necesitamos este mes para nuestro viaje, ¡pero sólo es una pequeña parte de lo que reserva el Cosmos!

El mes se inicia con Marte (masculino) en conjunción con Quirón, y Venus (femenino) en conjunción con Neptuno, todos en el signo final del zodíaco, Piscis. Esta reunión de polaridades en el signo, que busca regresar a la Fuente Sagrada Única, señala un tiempo alquímico.  Podemos encontrarnos en un suelo cambiante, incluso hundiéndonos en la arena. Sin embargo, bajo esta sensación inquietante de que algo que creíamos sólido está de hecho derritiéndose bajo nuestros pies, existe un conocimiento más profundo de que todo está en orden divino y sólo se puede perder aquello que es falso.  Lo Real nunca muere.  Marte en conjunción con Quirón habla del masculino herido y disminuído, inflado para controlar e imponer, por miedo a que la simple presencia no baste para concitar respeto. Aquí vemos el patriarcado en toda su gloria: brutal pero aterrado, controlando y sin embargo desempoderado.  En tanto la evidencia sugiere que en lo que toca al poder patriarcal hay ganadores y perdedores con género, de hecho a todos nos daña esta imposición de prioridades y valores que, por naturaleza, nos desconectan de nuestro yo íntegro y verdadero.  Ya sea un mandato para que los hombres renuncien a su sensibilidad o para que las mujeres abandonen su furia guerrera, a todos nos disminuyen las creencias que definen falsamente quién y qué somos en esencia.

En tanto la conjunción entre Neptuno y Venus acentúa la compasión, vital para el viaje desde el patriarcado fracturado a la reintegración alquímica, una cuadratura desde Saturno nos recuerda que la compasión más duradera tiene un eje central de acero.  Se resiste a la explotación y actúa para desafiar la idea de que el poder se puede ganar o perder.  El verdadero poder, en cambio, reside dentro de cada uno de nosotros como derecho de nacimiento, y debe ser honrado como tal. No el poder de controlar al otro, sino de autodefinirnos y vivir la vida que elegimos.  Al comenzar este mes, el cosmos ilumina las heridas en el corazón del patriarcado junto con el potencial dentro de cada uno de nosotros para sanarlas. Hacer esto requiere una compasión feroz - por nosotros y por los demás -, a menudo una purificación dolorosa y una disposición a enfrentar a la víctima, al agresor y al sobreviviente dentro de todos nosotros.  A medida que nos curamos a nosotros mismos, curamos al todo;  ya no perpetuamos la grieta entre nuestra psiquis personal y la colectiva, tan frecuentemente expresada como poder patriarcal.

Esto, por supuesto, nos lleva al tema de las relaciones:  el suelo más fértil para el crecimiento y la transformación, y no menor, porque en ellas encontramos muy a menudo nuestras heridas.  Este mes debemos poner especial atención compasiva en cómo reaccionamos y respondemos, creamos y destruímos en nuestra interacción con otros. Es momento propicio para reconocer la dinámica y los obstáculos que encontramos repetidamente.  Al hacerlo honestamente, podemos reconocer las heridas principales que necesitan sanarse.  Heridas sufridas mucho antes de conocer a las personas que ahora están en nuestras vidas, pero que igualmente se reavivan en la intimidad actual.

La Luna Llena en Leo entre el 3 y el 4 de febrero nos invita a ver nuestro mundo y sus habitantes como una aventura compartida, ¡y no una pelea a muerte! Si podemos reemplazar la culpa (nuestra y ajena) con el reconocimiento de que la vida nace de las consecuencias, una tras otra, esta Luna puede ayudarnos a reconocer las conexiones sin caer en la victimización, y las soluciones que promueven el entendimiento en lugar de la discordia.  Existe gran esperanza en esta Luna y una inmensa posibilidad, si nos parece adecuado, para reclamar su bendición para nosotros. Sin embargo podemos seguir tercamente ciegos a su sabiduría, ampliando así la brecha interpersonal.  Quedan advertidos de que esa terquedad puede crear poderosos ecos kármicos que vuelven a nosotros cuando menos lo esperamos ¡y cuando más queremos evitarlos! En tiempos tan poderosos como éstos, nada de lo que hacemos es insignificante, de modo que la reflexión sabia sobre las decisiones a tomar y la conducta a adoptar se vuelve vital.

Mercurio se establece directo el 11, después de tres semanas de estar retrógrado. Los asuntos evitados en las semanas pasadas pueden hacerse sentir en forma innegable hacia esta fecha, especialmente si drenan nuestra energía y dificultan nuestra actividad.  Una paz falsa no es paz en absoluto, y todas las palabras sin expresar no permanecen en silencio sino que flotan en el aire creando atmósferas y desarmonía incluso cuando se resisten a ser articuladas. Sencillamente ya no podemos darnos el lujo de vivir de este modo. El costo es demasiado grande y nuestro tiempo demasiado precioso para desperdiciarlo en una vida gris mediocre, de asuntos sin terminar y falta de autenticidad.  Seguramente puede ser duro decir la verdad, en especial cuando exige cambios tan profundos y amplios que tememos no poder salir nunca a flote.  Pero a medida que Mercurio se prepara para avanzar otra vez, debemos considerar, más profundamente que nunca, el verdadero costo para nosotros, para otros y para el mundo a nuestro alrededor, de vivir negando y temiendo lo que, en lo profundo, sabemos que es una verdad incontrovertible.

El 14 muestra una forma de Yod (N.T. letra hebrea) con Plutón, Quirón y Júpiter, que permanece durante el resto del mes.  Esta es una alineación intensa que señala una consciencia expandida y una visión interior más profunda, nacidas de una disposición a soltar nuestras heridas y rehacernos a nuevo.  Esto de por sí requiere valentía, porque aunque deseamos sanar, la perspectiva de hacerlo puede desencadenar toda clase de miedos en cuanto a lo que verdaderamente significa y al camino que tendremos que recorrer para llegar a ello. Tal vez queremos sanar, pero  también esquivar las emociones, experiencias y recuerdos que hemos de enfrentar para ello. No hay circunvalaciones en el camino a la integridad. Debemos pasar por el centro mismo de nuestro ser, por el núcleo de nuestro duelo, nuestra vergüenza, ira, desesperación, para conocerlo desde adentro y emerger renovados a una vida en la que esas cosas ya no mandan desde las sombras. Nuestra disposición a hacer esto ahora, a recorrer el sendero de la sanación más profunda y liberadora, está apoyada por un cosmos tan vasto que, no importa cuán grande sea la emoción que tengamos que enfrentar, será como una mota de polvo en medio de las galaxias que giran.  En tanto tememos a nuestra propia capacidad para enfrentar la intensidad de nuestro mundo interior, el universo nos ofrece un enorme espacio para contener todo lo que somos , sin retroceder ante nada. Esta Yod nos invita a abrazar la tormenta interior,  entrar en ella, viajar a su centro  silencioso y reconocer que sólo cuando hemos conocido esa quietud en medio de la devastación, podemos emerger al otro lado íntegros. Este es el viaje del guerrero, cabalgando a la batalla, enfrentando la muerte cierta del falso yo para poder reclamar unaa vida libre de las garras del miedo.

Una Luna Nueva (la segunda Luna Nueva en un mes solar), entre el 18 y el 19 de febrero, nos ayuda en este viaje. En tanto todas  las Lunas Nuevas señalan un tiempo de silencio para honrar los indicios de un nuevo nacimiento; esta Luna - en el apogeo entre Acuario y Piscis - insiste en que lo nuevo es nuevo de veras, no simplemente un reciclado de intentos previos para asegurar un mejor resultado a partir de un cambio menos que fundamental. Esta no es una Luna de "está bien, pruebo de nuevo," sino una luna de "tiempo de quitar todos los frenos y realmente mostrar mi compromiso con el cambio." Es nuestra primera gran oportunidad del año para cambiar colectivamente la energía estancada que nos mantiene a todos adheridos a patrones del pasado y circunstancias estériles. Cuantas más personas puedan hacer eso ahora, mejor, porque el potencial de esta Luna no puede manifestarse sin un "sí" profundo a lo que es necesario para llevarnos a despertar.  Puede sentirse como pérdida o compromiso, pero si seguimos adelante descubriremos que es sencillamente la libertad de los lazos que nos atan y de las ligaduras que limitan nuestro potencial para encarnar la verdad.

Una conjunción entre Venus y Marte domina durante las dos últimas semanas de Febrero.  Nos recuerda que el matrimonio sagrado de masculino y femenino - los opuestos que crean el todo - no es una simple metáfora de equilibrio, sino un proceso que vive y respira, tejido con la trama misma de nuestras vidas.  En tanto encontramos su presencia arquetípica de forma más directa a través de nuestra experiencia de género, no debemos permitir que polaridades tan obvias nos dividan, porque en nuestra misma esencia no somos masculinos ni femeninos, hombres ni mujeres, dioses o diosas, sino una fusión alquímica de ambos y más aún: una fuerza poderosa de poder creativo y destructivo, y ninguno de los dos es correcto o equivocado, sino sencillamente parte de un orden universal.  El 21 y 22 de febrero, apenas entrando en Aries, Marte y luego Venus cruzan el ecuador celeste hacia el hemisferio norte, trayendo su energía más poderosamente a nuestra consciencia del momento presente, soltándola de los ganchos y ataduras del pasado. Es hora de repensar el género, deconstruir el significado que se le asignó en la historia patriarcal y considerar su papel, mientras avanzamos a la Era de Acuario. No ofrecemos respuestas aquí; no hay reglas fijas ni rápidas; sólo se formulan preguntas y surgen dudas para subvertir nuestra identificación innata con la dualidad más fundamental de la existencia. Todo esto junto con un recordatorio cósmico de que no somos lo que creemos que somos, ¡y los demás tampoco!

En estos días es vital mantener una mentalidad abierta ante lo que parece incontrovertible.  Aceptar el statu quo y buscar sólo los cambios que sin embargo lo mantengan, es parte de un mundo viejo que ahora se disuelve.  El cambio exigido por la floreciente era de Acuario es de un orden completamente nuevo.  Hace estallar los preconceptos y los prejuicios, desafía a las persistentes nociones de lo que está bien o mal, y sostiene la Verdad con mayúscula en presencia de las verdades a medias, los engaños y mentiras tan cómodas y familiares que ni nos damos cuenta que están allí.  Y la explosión empieza por nosotros, en nosotros, a medida que permitimos que la coraza de "así funciona el mundo" se abra, revelando preguntas sin respuestas y verdades no realizadas. Al llegar Febrero a su fin, debemos estar preparados para no saber nada. Porque en esta ignorancia divina descubriremos las bendiciones del vacío y el rico potencial de una pizarra colectiva que ha sido borrada y está limpia.

Sarah Varcas

© Sarah Varcas 2014. Todos los derechos reservados. Se permite compartir libremente este artículo en su totalidad si se otorga crédito total a la autora, se distribuye libremente y se incluye la URL www.astro-awakenings.co.uk

Traducción: M. Cristina Cáffaro

Difusión: El Manantial del Caduceo



©Ahava Iesu

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"

Conócete a Través de la Numerología

La Frase del Día...

La Receta de Hoy...